Congelación de semen


Conservación y mantenimiento de muestras de semen dentro de contenedores especiales con nitrógeno liquido a temperaturas de -196ºC

La criopreservación de semen no es más que la conservación y mantenimiento de muestras de semen dentro de contenedores especiales con nitrógeno liquido a temperaturas de -196ºC, para poder ser utilizadas posteriormente en tratamientos de reproducción asistida.


Banco de semen con el objetivo de:
• El hombre no puede estar presente el dia del procedimiento a realizar en la mujer.

• Problemas al obtener la muestras de semen el dia del FIV.

• Preservar la fertilidad en hombres que deben ser sometidos a procedimientos en los cuales puede reducirse su fertilidad o causarles esterilidad como son: vasectomía, cirugías, quimio-radioterapia, entre otras.

• Bajo movimiento espermático.

• Bajo conteo de formas normales de los espermas.

• Programas de donación de espermatozoides.

• Para la realización de inseminaciones artificiales con semen de donante o donde la muestra necesite pasar por un proceso de cuarentena.

• Hombres con trabajos de alto riesgo expuestos a toxinas ambientales, radiación, plomo, productos químicos, herbicidas, pesticidas, etc.

• Atletas que se arriesgan lesiones testiculares.


¿Este servicio es para ti?

Se utiliza para tratamientos de fertilidad en algunas indicaciones.

Media complejidad
Semen criopreservado

Procedimiento para congelación de semen


Se colecta una muestra de semen.
El laboratorio analizará y determinará si la muestra colectada puede ser congelada o no, dependiendo de la calidad de la misma. No todos son sujetos para este programa.
Se realiza la congelación y almacenamiento de la muestra a -196ºC para preservar la vida de los espermatozoides.
La muestra es almacena por tiempo indefinido y podrá ser usada a futuro cuando el paciente lo requiera para su reproducción.






Twitter Instagram Youtube Email
+58 (0243) 247.7419 / 200.2158
Av. 19 de Abril, nivel PH. Clínica Lugo Maracay, Venezuela
©2017 CENFER Centro de Fertilidad Clínica Lugo. Créditos